Tour panorámico en coche

coche o furgoneta Mercedes (3 horas)

La mejor manera de recorrer la ciudad de Roma es contratar un servicio de conductor privado. Roma es la ciudad más grande de Italia y puede resultar bastante caótica. Sin embargo, con un conductor podréis ver muchos lugares diferentes en poco tiempo y no tendréis que preocuparos por estacionar o conducir en una ciudad tan frenética. Vuestro conductor se hará cargo del coche mientras vosotros exploráis la ciudad a pie, os podrá además ayudar con consejos sobre qué momento del día es el más adecuado para visitar un lugar y sobre el mejor restaurante para disfrutar de una excelente comida.
Descubriréis que conducir por Roma, la Ciudad Eterna, es una continua sorpresa. Durante el camino, encontraréis columnas que representan las victorias de los antiguos romanos sobre sus enemigos, villas de emperadores de hace dos mil años, anfiteatros como el Coliseo, arcos, foros romanos, templos y mucho más. Podréis observar desde edificios racionalistas de los años 20, 30 y 40 hasta la belleza de las decoraciones barrocas de los palacios y fuentes de los años 1600 y 1700, como la Fontana di Trevi. Cruzaréis la Piazza del Popolo, diseñada por el arquitecto Giuseppe Valadier, con su destacado obelisco egipcio, y las iglesias gemelas de Santa Maria Montesanto y Santa Maria dei Miracoli, y por supuesto. Pasaréis luego por la Piazza Navona, un ejemplo significativo de la arquitectura barroca romana en donde se encuentran la Fuente de los Cuatro Ríos, de Gian Lorenzo Bernin; la iglesia de Santa Inés en Agonía, de Francesco Borromini; la Fuente del Moro, de Giacomo della Porta y Bernini; y la Fuente de Neptuno, de Giacomo della Porta. La Piazza di Trevi alberga la fuente que lleva el mismo nombre que la plaza, y se trata de la más grande de Roma, se hizo famosa en todo el mundo después de la escena en la película La dolce vita, de Federico Fellini. Luego, visitaréis la Plaza de España, con su monumental escalera de 135 escalones que conecta la Embajada de España con la Iglesia de la Santísima Trinidad y el Campo dei Fiori, en el cual nos encontramos un colorido mercado y la espectacular estatua dedicada al monje filósofo Giordano Bruno, quemado en este lugar el 17 de febrero de 1600. Finalmente, después de cruzar la Plaza del Capitolio o Piazza del Campidoglio, diseñada por Miguel Ángel, y situada en la colina Capitolina, y la Piazza Venezia, subiréis al monte Quirinal, la colina más alta de Roma. El Palacio Quirinal es la residencia oficial del presidente de la República Italiana, mientras que en el pasado fue la residencia de Papas y los reyes.

Tour por la Ciudad del Vaticano

(3-4 horas)

Se ofrecen visitas personalizadas y reserva de entradas en la fecha y hora solicitadas (a tener en cuenta, permanece cerrado los domingos). Según preferencia, podemos reunirnos directamente en los Museos Vaticanos o en la puerta del hotel y os proveemos el traslado en coche o en furgoneta.
En los Museos Vaticanos, entre otras cosas, visitaréis Las Estancias de Rafael con su obra maestra La Escuela de Atenas; los Apartamentos Borgia, construidos para el Papa Alejandro VI (Rodrigo de Borgia); la Galería de Mapas; la Capilla Sixtina, en donde podréis observar los famosos frescos de Miguel Ángel; y tantas otras obras maestras del Renacimiento. Al salir de los Museos Vaticanos, entraréis a la Basílica de San Pedro, la iglesia cristiana más grande del mundo. Aquí, visitaréis el dosel de bronce de Bernini; la Piedad del Vaticano de Miguel Ángel, la más famosa de las cuatro esculpidas; y las tumbas de los Papas que se encuentran bajo esta basílica. Al salir de la basílica, os encontraréis la espectacular Plaza San Pedro y su impresionante columnata proyectada enteramente por Bernini. En el centro, observaréis el gran obelisco egipcio de granito rojo. Esta es la plaza donde miles de fieles de todo el mundo se reúnen para escuchar las palabras del Papa que se asoma a la ventana de su estudio cada domingo.
Cómo vestirse en el Vaticano: En la entrada de la Basílica de San Pedro, el personal de la Ciudad del Vaticano controla que las personas tengan los hombros y espalda cubiertos, las mujeres deben llevar ropa que cubra al menos hasta las rodillas y los hombres deben usar pantalones largos.

La Galería Borghese

(2 ½ horas)

Este tour empieza normalmente en la entrada misma del museo, dónde os espera el guía. No obstante, si lo preferís, se puede quedar también con el guía en otro lugar. Nosotros mismos nos encargamos de hacer la reserva de las entradas, teniendo en cuenta vuestras indicaciones y la disponibilidad del museo.
La Galería Borghese debe su nombre al Cardenal Scipione Borghese, uno de los coleccionistas de arte más importantes del siglo XVII. Gracias a su situación privilegiada como sobrino de Camilo Borguese, que fue Papa bajo el nombre de Pablo V, y a sus grandes habilidades, Scipione Borghese llegó a recopilar una extraordinaria colección de obras de arte que hoy convierte a este museo en una visita obligada en Roma. Alberga obras de artistas mundialmente conocidos como Bernini, Tiziano, Caravaggio, Rafael, Correggio, Antonello da Messina, Domenichino, Canova, Rubens y Cranach, entre una larga lista. Entre éstos, no hay que perderse la escultura de mármol de Paulina Bonaparte, recostada en un triclinio, obra esculpida por Antonio de Canova y considerada una excelente expresión de estilo neoclásico; las esculturas del David y de Apolo y Dafne, esculpidas por Gian Lorenzo Bernini a la edad de 24-25 años; la Madonna con el niño y Santa Ana (conocida también como la Madonna de los palafreneros ), realizada por Caravaggio y que llegó a formar parte de la colección privada de la Galería Borguese después de ser retirada de uno de los altares más importantes en San Pedro solo un mes después debido a lo que consideraron a su falta de decencia; o el lienzo al óleo renacentista Amor Sacro y Amor Profano de Tiziano, realizado cuando sólo tenía 25 años.

Barrio Judío

(3 horas)

El gueto judío en Roma es uno de los más antiguos del mundo. Fue creado en 1555 por el Papa Pablo IV, el cual solicitó que se construyese en el barrio de Sant´Angelo cerca del Teatro Marcello (entre el monte Aventino y el Trastévere) donde ya antes vivía la población judía de Roma. Caminando por las pequeñas calles de esta zona, podréis curiosear sus peculiares tiendas, aprender a reconocer los nombres judíos italianos y degustar los platos típicos de la cocina judía romana a base de pescado o probar su especialidad gastronómica más famosa: las alcachofas a la judía.
Durante el paseo por este barrio, merece la pena una visita a la Fuente de las Tortugas, diseñada por Giacomo della Porta, y que antiguamente fue un importante manantial de la ciudad alimentado por el agua que recibía del Acueducto Vergine. Sin duda, también merece una visita la Gran Sinagoga de Roma (en italiano, Tempio Maggiore), ésta fue construida en estilo Art Nouveau con influencias asirio-babilónicas. Cruzando el puente Fabricio, el más antiguo de Roma que data del 62 a.C., se llega a la Isla Tiberina, la única isla urbana del rio Tíber. Aunque esta isla no era parte del gueto, la presencia judía en este lugar siempre fue muy fuerte. De hecho, la sede del hospital judío estaba situada allí y a día de hoy todavía se mantiene la clínica en el Palacio Caetani. En la actualidad, los romanos consideran que las siguientes calles: Via Arenula, Via dei Falegnami, Via de’ Funari, Via della Tribuna di Campitelli, Via del Portico d’Ottavia y Lungotevere de’ Cenci forman parte del gueto. A partir de 1870, los judíos romanos eligieron vivir en otras áreas de la ciudad pero guardan una relación especial con esta vieja área del gueto y es que es en esta zona y sus alrededores donde se encuentran los puntos de referencia para la comunidad de judíos de Roma.

Roma Antigua

(3 horas)

Descubriremos los lugares más simbólicos de la antigua Roma. Desde el Foro Romano, durante siglos el centro de la vida pública romana, a la colina del Palatino, la más central de las siete colinas de Roma y en una de las partes más antiguas de la ciudad. Mide 40 metros de alto y se alza entre el Foro Romano por un lado y el Circo Máximo por el otro. Aquí, se encuentra también la Casa de Augusto, decorada con frescos de hace más de 2000 años. La visita a la casa la puede hacer un número limitado de personas, solo en algunas fechas y según la disposición del Ministerio de Patrimonio Cultural.
Visita obligatoria es la del Coliseo, el anfiteatro más famoso del mundo que podía acoger hasta 50.000 personas. Entre el Coliseo y el Palatino se encuentra el Arco de Constantino, construido para conmemorar la victoria de Constantino contra Majencio durante la Batalla del Puente Milvio. Mientras que al sureste del Foro Romano, en Via Sacra, se encuentra el Arco de Tito, data de antes de siglo I d.C., y fue la inspiración para la construcción de numerosos arcos de triunfos como el Arco de Triunfo en París. Por último, podréis subir a la colina Capitolina, la más famosa de las siete colinas de Roma y admirar el Palacio de los Conservadores, el Palacio Nuevo, los Museos Capitolinos, entre los museos más viejos del mundo, y la Plaza del Capitolio, diseñada por Miguel Ángel. O bien, disfrutar de la vista hacia los Foros Imperiales, el Foro Romano y Plaza Venecia.